La ruta de Roberto Bolaño en Quilpué

P1040134

“En 1962 vivía en Quilpué, a cincuenta metros de donde estaba alojada la selección brasileña de fútbol. Conocí a Pelé, a Garrincha, a Vavá. Recuerdo por ejemplo que Vavá me tiró un penal y se lo atajé. Y para mí es la mayor hazaña que he hecho: ¡le atajé un penal a Vavá!”

-Roberto Bolaño


Este fin de semana con Ignacio, estando de paseo en Viña del Mar, decidimos ir a conocer la casa en donde vivió Roberto Bolaño durante su infancia en Quilpué.

Hubo un momento de mi vida en la cual, movida por la curiosidad, leí a Bolaño. El primer libro de él que conseguí en una biblioteca fue La pista de hielo, un thriller romántico que al gustarme hizo que leyera los otros libros que se podían pedir prestados: Una novelita lumpen, Estrella distante y Los detectives salvajes. No habían más.

Años después, compré 2666 y lo leí con mucho esfuerzo: tanto físico -el mamotreto al pesar un kilo cansaba los brazos sostenerlo- y mental -habían descripciones eternas francamente lateras-. Fue el último acercamiento que tuve con el escritor, luego di por terminado nuestro romance.

Ignacio por su parte se obsesionó con el autor este año por lo cual aprendió bastante sobre todo lo que lo rodea, como por ejemplo que pasó cinco años de su niñez en la ciudad de Quilpué. Si no fuera por él creo que no me habría aventurado a ir hasta allá a modo de “peregrinación”, pero como los dos tenemos un sentido del humor similar me pareció que sería un buen panorama. Y lo fue.

P1040065

P1040076

P1040078

Estando en Viña del Mar tomamos el metro tren en la estación de nombre ídem. El paisaje que pude ver durante el viaje era realmente hermoso: colinas verdes y riachuelos, un cielo celeste y montañas sinuosas. En el trayecto avancé en la lectura del cómic Mundo fantasmal, que cuenta la historia de dos adolescentes en un verano de los años noventa. Lo recibí de regalo hace poco y ya me encanta.

El plan era bajarnos en la estación El sol y eso hicimos. En ella, una señora que trabajaba ahí nos pidió por favor que avisáramos en un local de la calle Constitución que les mandaran unos completos. Era la hora de almuerzo y como de todas formas teníamos que caminar por la calle Constitución entregamos el recado en la sandwichería con éxito.

P1040080

P1040083

P1040202

En Quilpué vive una gran cantidad de perros malhumorados, muchos de ellos en casas desde las cuales nos ladraban con violencia al vernos pasar. Uno de ellos, por un momento no nos permitió continuar con nuestro camino, nos inmovilizó y sentí verdadero miedo hasta que logramos escapar de la encerrona.

Cuando llegamos a la esquina de Independencia con San Enrique, donde está ubicada la ex casa de Bolaño, la desazón se apoderó de mi al ver que la placa conmemorativa había sido rayada. En el lugar vivían dos perros, uno de ellos parecía estar entrenado para ahuyentar a cualquier visitante. Estaba realmente furioso con nuestra presencia, tanto así que hasta sacar fotos se tornó complicado. Haciendo caso omiso al peligro, Ignacio saltó la reja y ¡robó unas naranjas! que luego comimos pensando en que sus gajos nos entregarían el superpoder de escribir como literatos.

Cosa que no ha pasado hasta el momento.

P1040113

P1040135 P1040117

P1040182

Seguimos el recorrido visitando el estadio El Retiro que estaba a unas cinco cuadras. En él, un señor extrañado por nuestra presencia, se acercó para interrogarnos pero nos terminó entregando mas información que nosotros a él. Nos contó que antiguamente la cancha estaba ubicada de forma inversa a la actual y que ahí había jugado Pelé para el mundial del 62.

Ignacio peloteó con un caballero y unos niños que entrenaban en el lugar durante media hora en la cual los esperé leyendo mi cómic.

Bolaño contó en entrevistas que solía ir a jugar a esas canchas y que logró ver a los jugadores de la selección brasileña de fútbol entrenar en el año 1962. El lugar era pequeño y sus instalaciones precarias pero los fanáticos del fútbol se veían muy contentos de estar ahí. A un jugador sub 17 le escuché decir a lo lejos que había tenido relaciones sexuales con quince mujeres a lo que el resto del grupo, incrédulo, respondió con un “saaaaaaaale”.

P1040211 P1040234

El último lugar que queríamos conocer era la escuela en donde Roberto Bolaño fue alumno y su mamá trabajó como profesora. Hoy tiene otro nombre (José Miguel Infante) y seguramente está remodelada. El edificio era colorido y, milagrosamente, no tenía ningún perro tras sus rejas que nos hiciera escapar.

P1040249

De regreso, algo cansados, entramos al único lugar que vimos abierto para comer algo: la Pastelería Milhojas. En ella tomamos té, yo me comí una empanada e Ignacio un alfajor, todo por tres mil seiscientos pesos ¡Genial!

P1040293

El paseo terminó tomando el tren de regreso. En él, una señora se subió a cantar estilo lírico, su voz desafinaba y era extremadamente fuerte, en un momento se lanzó al suelo para darle un toque más teatral a su performance y los pasajeros nos miramos unos a otros cómo preguntándonos “¿Qué onda esta cuestión?” lo cual me causó una risa explosiva.

P1040097

ylinagylang

El paseo me gustó mucho. Mi opinión es que la municipalidad de Quilpué podría señalizar mejor estos lugares, quizás cuando uno se baja del tren una simple flecha hacia el lugar no estaría de más. Nosotros llegamos por lo que pudimos encontrar en esta página.


Dudo que vuelva a leer a Bolaño. Aún así lo recuerdo con cariño, cuando me pasa algo que podría haber sucedido en uno de sus libros o como cuando noto que la vida pasa sin mayores sobresaltos. Sigo pensando en él, la mayor parte del tiempo, como un dulce príncipe.

6 comentarios en “La ruta de Roberto Bolaño en Quilpué

  1. Fahri dijo:

    felicitaciones!
    lo que han hecho me recuerda a la búsqueda de las huellas de von Archimboldi.
    No abandonen a Bolaño, 2666 es una gran aventura, yo tuve suerte de tener tiempo para leerla de corrido. Es un tesoro que sigue vivo. Les recomiendo leer su discurso en la premiación del Romulo Gallegos por los Detectives Salvajes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s