Almuerzo en Las Vacas Gordas y pequeños zombis

image2 (6)

Este mediodía me junté con Cristián y la Bárbara en el metro República pues habíamos quedado de ir a almorzar al restorán Veritipical. La idea había sido mía, hace un par de semanas vi en las noticias de Chilevisión que entrevistaban al dueño del lugar y me encantó lo que mostraban: una decoración llena de basura y objetos kitsch.

Al llegar ¡el lugar estaba cerrado! revisé la página de facebook y descubrí que solo abre en las noches. Fue una decepción pero pudimos reponernos rápidamente. Es extremadamente difícil para mi tomar decisiones que involucren a más personas así que me dejé llevar por lo que propuso Cristián ipso facto: “vamos a Las Vacas Gordas”  dijo, -ok- pensé.

Las Vacas Gordas se especializa en carnes a la parilla, es un local a la antigua y sin pretensiones. El restorán es grande, tiene dos pisos repletos de mesas tapadas con manteles amarillo. Los mozos visten camisa blanca y una corbata con estampado de piel de vaca. Los precios no están fuera de control y adentro hay un ambiente más bien familiar, con la excepción de dos citas Grindr que detectamos a nuestro alrededor.

P1040511

El menú constaba principalmente de cortes de carnes y sus acompañamientos pero también habían opciones vegetarianas y pastas. Cristián y la Bárbara pidieron lo mismo: un “baby beef” y yo una escalopa estilo Vacas Gordas (llevaba queso y rúcula). Los tres elegimos de acompañamiento choclo con crema pues Cristián venía babeando en el camino hablándonos de lo rico que era ¡y tenía razón!

Amo las escalopas, no las veía hace mucho en ningún menú.

P1040509

P1040516

P1040526

P1040518

Mientras comíamos conversamos un montón. Cuando se habló de El Sultán me sentí excluida porque nunca he visto esa serie pero luego me reintegré cuando comentamos el reality The Swith. También nos contamos unos a otros anécdotas varias de conocidos que yo no veo hace tiempo. Siempre estoy dispuesta a escuchar sobre qué ha sido de la vida de los demás.

P1040530

De regreso, caminando por la calle Cienfuegos, nos topamos con cuatro adolescentes disfrazados de muertos pues esta tarde se realizó en la Alameda la marcha zombi que convoca a miles de jóvenes fanáticos del apocalipsis.

Nos despedimos en el metro Los Héroes y yo continúe mi camino por la Alameda hacia el oriente un par de cuadras en las que vi muchos disfraces de cadáveres resucitados: en el parque algunos jóvenes se manchaban unos a otros con sangre falsa, bailaban o simplemente fumaban y tomaban cerveza en las cunetas. Toda la situación me causó mucha ternura.

P1040536

P1040544

P1040543

Siempre que me cruzo con un grupo de escolares en la calle trato de verme reflejada en una de ellas, y en ocasiones lo logro, cuando veo a una niña de piernas esqueléticas, pelo largo y algo encorvada. Y si, a veces sigo existiendo en otras adolescentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s