Almuerzo de domingo a una hora prudente en El Ají Seco

P1050255

Hoy domingo, a las dos de la tarde, fui con Ignacio a almorzar al clásico restorán de comida peruana El Ají Seco.

Al llegar a la calle San Antonio presenciamos una silenciosa batalla de miradas suspicaces entre un grupo de mujeres sensuales, un hombre que las vigilaba desde una esquina y tres carabineros ¿Qué tramaban? No tengo respuesta.

Al entrar al local buscamos una mesa en el segundo piso. Contra todo pronóstico pedí un enloquecedor ceviche de pescado con mariscos e Ignacio arroz con pollo a la chiclayana.

En el lugar estaba atendiendo el garzón ganador de la corrida anual de meseros 2014. Ignacio lo reconoció pues lo había entrevistado.  Se movía tan rápido que solo veíamos un estela a su paso*.

P1050240

P1050237

Mientras disfrutábamos de nuestra deliciosa comida escuchamos de fondo música folclórica andina con un toque pop proveniente de múltiples televisores. Eran vídeos que parecían estar hechos para promover el turismo, principalmente, hacia Machu Picchu. La conversación derivó en Los Jaivas y en lo ridículo que era cuando existía una leve conmoción porque la baterista del grupo fuera mujer.

Hice todo mi esfuerzo por comer todo mi plato pero no pude. Las porciones son inmensas lo cual no sé si es algo bueno o malo ¿Y si fueran más pequeñas y el precio más barato? ¿Es posible el autocontrol frente a una porción desmedida de ceviche? ¿Uno siente miedo o felicidad al ver que le sirven un montón de comida? Lo discutimos con Ignacio pero no llegamos a ninguna conclusión.

P1050249

P1050250

P1050254

Al salir, algo contentos, decidimos dar una vuelta por el sector antes de volver a la casa.

Paseando por el centro descubrimos una pequeña galería misteriosa y desconocida llamada Espacio M. En ella Ignacio desapareció diciendo que iba al baño pero en vez de eso se dio un masaje en un sillón diseñado especialmente para eso. Sin saber en lo que andaba él me compré un helado en el Yogen Fruz**.

P1050271

Una de las tiendas de la galería era La Feria Chilena del Libro a la cual entramos para copuchar. En ella me sentí atraída hacia la autoayuda.

P1050275

¿Se imaginan convertirse en una persona ordenada? Suena genial pero en mi caso sería como soñar en… ser campeona mundial de ajedrez o algo, digamos, imposible.

Otro libro que llamó mi atención fue el siguiente:

P1050277

¿Qué es esto por favor? ¿Influenciar a las personas? No suena mal ¿Pero como?

A continuación, algunos de los consejos propuestos por el autor.

P1050278

Luego de terminar mi helado y de no comprar nada*** volvimos apuradísimos a la casa pues Ignacio TENÍA que ver el partido de Colo-Colo contra Wanderers.

Apenas llegué, grogui por la cantidad de comida ingerida, me puse a dormir siesta.

Cuando desperté vi que Ignacio se había quedado dormido también. No solo se perdió el partido sino que el partido ni siquiera se había llevado a cabo lo cual fue entre tierno, gracioso y mega absurdo.


*No realmente.

** El Yogen Fruz es mi heladería favorita. Siempre pido de frambuesa y lúcuma endulzado con manjar.

*** ¡Bien por mi! Estoy ahorrando para unas futuras vacaciones.

 

2 comentarios en “Almuerzo de domingo a una hora prudente en El Ají Seco

  1. g2-95cb93b8194bae328705ca5e64200c5c dijo:

    Cuando llega un plato de comida ridículamente grande, siempre es una sensación de miedo más que felicidad. Por mucha hambre que uno tenga, siempre está esa sensación terrible del “no seré capaz de terminar con esto”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s