El club de bordado en mayo llegó al tope de su capacidad

P1050800

Ayer asistieron ocho bordadoras a la reunión del club. Nunca habían venido tantas y como en total eramos nueve, tuve que pedirle a mi vecina tres sillas prestadas y en la mesa apenas cabíamos.

P1050797

A partir de los avisos que escribí en este blog se sumaron Francesca, quién bordaba un hongo y Paola, a quién conocí hace tres veranos en un taller de relatos autobiográficos. Ella es la más joven del grupo, no sé de manera exacta cuantos años tendrá, pero debe estar en la primera mitad de sus veintes.

Francesca comentó que tenía planeado conseguir bastidores chiquititos por internet, compra a la cual quise adherirme ya que no tengo idea donde los venden.

P1050787

P1050790


El lunes compré en el supermercado una mezcla Betty Crocker para galletas y como andaba con ánimo las horneé para que las comiéramos. Quedaron ricas y grasientas al mismo tiempo. Por cada mascada imaginaba que me estaba tragando mil calorías.

P1050786


La María Olga trajo este bordado de Nyan Cat. Muchas nos acordábamos que ella llevaba muchos meses con él, nos explicó que se aburría de usar el mismo color (azul) tanto rato y por eso lo iba dejando botado. Pero ahora se veía muy firme en su intención de terminarlo.

P1050792

Milissen empezaba una calavera, el dibujo lo traspasó a la tela desde un Ipad o algo así. Sonaba muy tecnológico el procedimiento.

P1050794


La conversación estuvo muy variada, desde el uso o no uso de snapchat, pasando por compartir el cómo manejábamos nuestra plata (aprendí lo que era una línea de crédito) hasta -nuevamente- la maternidad y los problemas que esta conlleva. Mi opinión es que muchas mujeres vemos la posibilidad de convertirnos en madres como un desafío porque la red de apoyo con la que contamos es casi nula.

Como eramos nueve, se formaban conversaciones simultaneas y no pude poner atención a varias de ellas, pero de lo que alcancé a escuchar y participar me reí un montón.

En fin, para variar las dos horas pasaron volando, ni nos dimos cuenta cuando ya había que irse y algunas nos quedamos pelando hasta pasado las nueve y media.

¡Lo pasé muy bien!

P1050801


*El conejo de la foto superior fue bordado por Alexandra.

2 comentarios en “El club de bordado en mayo llegó al tope de su capacidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s