Alex Anwandter no tiene miedo de aburrirte

Alex-Anwandter-Caupolicán (2)

Anoche fui a ver a Alex Anwandter al Teatro Caupolicán. Era primera vez que lo hacía, de cualquier forma, ya que nunca lo he visto ni en la calle ni el supermercado, tal como a las verdaderas estrellas.

El show empezó puntual a las nueve con una proyección de imágenes que iban desde Pedro Lemebel a Felipe Avello. Al igual que en el concierto de Morrissey al que fui el año pasado, lo interpreté como su forma de compartir con nosotros —el público— sus influencias y referentes estéticos.

Como estaba sentada, me pareció bien. Las personas gritaban con figuras como Salvador Allende o Víctor Jara y abucheaban con las de Jaime Guzmán o Michelle Bachelet. El fervor era total y el contexto en el cual Alex da rienda suelta a su creación artística nos quedó —más o menos— claro.

El principio fue avalancha de éxitos y captó por completo mi atención que sin muchos estímulos visuales se mantuvo concentrada los primeros cuarenta minutos. Hasta que llegó la parte de las canciones más tranquilas y el primer invitado: un ex Inti-Illimani para acompañar la canción Cordillera. Momento en el cual, después de estar parada con mis pupilas dilatadas, volví a sentarme.

Me encanta que Alex haya decidido darle un contenido a sus canciones que van más allá del querer bailar toda la noche o tener un vibrador en la mochila. Desde el asesinato de Daniel Zamudio, se convirtió en un activista y vocero de las minorías sexuales. En su último disco Amiga hay canciones políticas cómo Siempre es viernes en mi corazón (una protesta en contra del sistema neoliberal en el que estamos inmersos) o Cordillera, que relata los horrores de la dictadura .

En esta última una estrofa dice “El Mercurio miente”, una perogrullada, es cierto (todos lo sabemos), pero qué pasa cuando ¿te llaman para entrevistarte?

Mi opinión es que no basta con denunciar que El Mercurio miente si no estás dispuesto a cerrarle las puertas cuando tienes la posibilidad de lograr exposición a través de él. En este sentido creo que José Miguel Villouta es la única persona que ha sido coherente al repudiar un medio de comunicación, en su caso, Canal 13.

La seguidilla de hits retomó su curso intercalada a ratos con sus nuevas canciones. Una de ellas llamada Mujer. En ella habla del como las mujeres están objetivadas en nuestra sociedad. Como persona que se identifica con el feminismo, lamenté que antes de tocarla haya presentado a su guitarrista como una mujer bonita que llegó ahí por sus propios talentos ¿Acaso necesitábamos esa aclaración? Porque de su otro guitarrista (hombre) y baterista (hombre también) no obtuvimos explicación del por qué estaban ahí.

Tal vez como eran hombres dimos por hecho que no llegaron ahí por ser minos.

Después apareció Gepe. Tardé alrededor de cinco minutos en darme cuenta que era él. Mientras trataba de descifrar su identidad llegué a pensar que estaba frente a un ex Rojo Famacontrafama ¿Mario Guerrero tal vez? Tuvo que empezar Mundo real para despabilarme.

Amo la letra de Mundo real, es la letra de canción con más realidad que existe: es que siempre alguien te engaña, si el mundo real es pasarlo mal, etcétera. La amo mucho.

A esas alturas, digamos habían pasado dos horas, empecé a sentir hambre y algo de ansiedad por 1. que terminara 2. que tocara Cabros —mi favorita—.

Creo que escuché aproximadamente 28 canciones, es decir, Alex tiró toda la carne a la parrilla. Lo cual para una como fan es fabuloso, aunque, si de mi dependiera, lo habría “editado” un poquito. Sobre todo algunas de sus intervenciones, que despejaron mi duda acerca de si estaba frente a un sobresaliente músico y orador o solo lo primero.

Cabros llegó finalmente en el bis. Quizás mi momento favorito de la noche, que terminó conmigo comprando unos tazones de recuerdo a la salida que llevé en mis manos congeladas mientras caminé hasta la Alameda.

Alex-Anwandter-Caupolicán (1)

5 comentarios en “Alex Anwandter no tiene miedo de aburrirte

  1. Sebastian Leroy dijo:

    No he escuchado a Alex, pero sí he escuchado harto a su ex banda Teleradio Donoso (me gusta muchísimo).

    A veces me cuestiono si debieran existir bandas o si siempre debieran ser solistas. Las bandas como que siempre se tienden a disolver.

    ¿Qué piensas tú?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s