Lecturas de agosto

don-draper-reading-portnoys-complaint-on-mad-men

Agosto es para mi el mes más largo del año. Tiene tanto tiempo adentro de sus 31 días que alcancé a leer cuatro libros. Aunque sí, uno de ellos fue un cómic.

Mis lecturas a continuación:

1. Trópico de Cáncer

tropicodecancer

Muy de vez en cuando leo clásicos. Lo hago con poca frecuencia porque en general me aburren. En este caso no fue así.

Este libro lo encontré en una feria de las pulgas y cómo había escuchado hablar de él, y el precio era ridículamente barato, decidí llevarlo.

El protagonista de esta novela es una persona que muere de hambre todo el tiempo porque no tiene un peso. Es un neoyorquino en París y como quiere ser escritor pasa la mayor parte de su vida ebrio y relacionándose con prostitutas. Eso, básicamente. No tiene que comer y no tiene donde dormir, pero tiene amigos que lo llevarán a carretear porque bueno, eso es lo que había que hacer en París durante la década de 1930 -supongo-.

Narrada en primera persona, esta novela debe estar entre los libros más misóginos que he leído en mi vida. Cada vez que aparecía una mujer esta era loca, malvada, impredecible, promiscua y por lo tanto es tratada como basura.

Hasta la mitad de la historia sentí que cada capítulo no tenía conexión con los otros y estaba algo impaciente por entender el hilo de lo que pasaba. Terminé concluyendo que la idea es que no pase nada relevante, ya que es una recopilación de anécdotas.

Mi parte favorita es cuando Henry consigue trabajo como corrector de pruebas en un diario, trabajo al que por supuesto llega todas las noches borracho ¡Genial!¹.

2. Te Elige

teelige

Te elige para mi fue como un maravilloso viaje a las profundidades de lo extraño. Me encontré con él en la librería Nueva Altamira que, como es la favorita de Ignacio, siempre me toca entrar a mirar. Muy escondido en un estante entre millones de otros libros lo vi.

De la autora conocía sus películas y algunas de sus acciones de arte. Al leer que era una compilación de entrevistas a personas que venden cosas absurdas en el Pennysaver (algo así como la Dato Avisos) no dudé en comprarlo.

Miranda vive en Los Ángeles, es una artista que está terminando el guión de una película, y como no está conforme se pasa el día sacando la vuelta. Imposibilitada de avanzar en su trabajo, comienza a leer esta revista gratuita que llega a su buzón y en ella se encuentra con avisos rarísimos. Por ejemplo una mujer que vende una colección de Ositos cariñositos o un adolescente que cría renacuajos en su piscina.

Con mucha vergüenza empieza a llamar a estas personas y les pide permiso para entrevistarlas. Algunas aceptan y ella va a hasta sus casas en donde todo se torna muy extraño.

Las entrevistas, acompañadas con fotos, van entrelazadas con sus reflexiones, su vida personal y su película. Por supuesto que al final lloré un montón, el libro es conmovedor y terminó inspirándome para tomar en serio mis ideas estúpidas.

Favorito para siempre.

3. El condón asesino

condon

Empecé a leer cómics para adultos el año pasado gracias a Ignacio que me incentivó este nuevo hobby. Este es el segundo libro que leo de este autor alemán² y es ¡muy divertido!

Después de la noche de año nuevo en Nueva York un policía tiene que resolver un crimen. Un pene gigante ha matado a un hombre inocente y no será un caso fácil de resolver. El principal sospechoso: una estrella del porno gay.

Es todo tan chistoso que no quisiera contar más de lo que pasa. Narrado como si fuera una película, tiene romance (un triangulo amoroso), suspenso, ciencia ficción y humor.

4. Cosas que los nietos deberían saber

cosas

Cosas que los nietos deberían saber son las memorias del músico Mark Everett, creador del grupo EELS ¿Alguien lo conoce? Porque como a mi no me sonaba, lo busqué en youtube y encontré esta canción que reconocí de los noventas.

Bueno, después de esa canción, en Estados Unidos él tuvo una carrera musical que dura hasta hoy y de la cual no he escuchado nada, aun después de haber leído su libro.

Es probable que sea debido a los tiempos que corren, pero me cuesta empatizar con el sufrimiento de un hombre blanco, gringo, heterosexual y con plata. Pero bueno, a pesar de su situación de privilegio para Mark Everett la vida es dolorosa.

Su padre muere, su hermana muere, su mamá muere, amigos mueren, vecinos mueren y hasta un perro muere³. El tema entonces es como la híper consciencia de la finitud de la existencia humana hace que uno enfrente la vida con completa honestidad emocional.

Mark nos cuenta como se volvió resiliente y como se puede vivir en la soledad más absoluta sin enloquecer por completo. Tal vez lo que los nietos deberían saber es que una tiene que perdonar a sus padres para poder seguir adelante y que, en fin, hay que perseguir nuestros sueños.

Si hubiese sido la editora, le habría borrado muchos chistecillos hechos con el fin de quitarle dramatismo al relato, ya que para mi eso era lo importante: el drama. También habría reducido el exceso de letras de sus canciones escritas para explicar sus pensamientos. Y, además, el prólogo del libro, escrito por Rodrigo Fresán -un desagrado total-.


¹ Hasta la última página esperé alguna explicación del por qué del nombre “Trópico de Cáncer” y no la obtuve. No tengo ni la más mínima idea por qué el libro se llama así.

² El otro es “Beach Boys” a mi gusto más divertido y más genial.

³ Lloro con facilidad viendo películas, leyendo libros y hasta escuchando canciones, pero en este caso a pesar de que leía tragedia tras tragedia no lloré en ningún momento.

 

5 comentarios en “Lecturas de agosto

  1. Daniela dijo:

    Que elección de libros más diversa! que entretenido.
    Leí “cosas que los nietos deberían saber” hace un par de años y recuerdo que me gustó mucho, incluido el nombre del libro y los cahuines de la farándula hollywoodence . Quizás ya estaba determinada porque me lo había recomendado un hombre heterosexual a quien le había gustado mucho, no lo sé. Lamentablemente fue hace tiempo y no recuerdo detalles, así que no puedo contraargumentar bien tu crítica, aunque la encuentro muy razonable. Tampoco sabía quién era cuando lo comencé, y me quedé con la sensación de “y éste quién es?”. Ahora que lo pienso, quizás sólo fue mi alma copuchenta lo que hizo que me gustara. Quién sabe.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s