Ilustradora de libro de Víctor Jara: “o sea, artesana no soy”

En octubre, la artista textil Francisca Robles (36) expuso en el Espacio Nueva Providencia las ilustraciones que hizo para el libro infantil Víctor. En él, se relatan los últimos días de Víctor Jara.

Impactada por la fuerza de las imágenes y con curiosidad por aprender sobre el mundo de la ilustración textil, la contacté para conversar sobre su trabajo.

-¿Como fue ilustrar este libro?
-Me lo propuso la editorial Quilombo. Se había decidido que iba a trabajar con textil porque teníamos otro librito que habíamos hecho antes con Quilombo llamado Voyque usa la misma técnica, inspirada en las arpilleras: narrar con patchwork y un poquito de bordado pero bastante elemental. Viendo el texto decidí cuantas imágenes iban a ir y luego investigué. Busqué hartas fotos de toda la historia de Víctor Jara, y como es un tema bastante triste, porque son sus últimos días, también revisé las de los de presos en el Estadio Nacional, y a partir de eso me inspiré para hacer las imágenes. Pero la idea era que no quedara tan oscuro tampoco.

p1160073

-Ajá. ¿Cuanto te demoraste haciéndolas?
-Como un semestre. Costurear las imágenes por lo general es intenso y rápido, me demoro como un mes. Pero después viene todo el proceso de digitalizar, que es complejo; diagramar un libro, no es solo hacer la ilustración. En eso se tiende a demorar más, finalmente fue un Fondart del 2015 y salió el 2016. Por lo general los libros son así, a veces se demoran hasta un poco más.

p1160079

-¿Los originales te los quedas?
-Sí, son míos. Aunque los del libro Voy, la misma editorial los compró y tiene los derechos sobre las imágenes. Yo no puedo ponerme a sacar impresiones y venderlas; pero sí, los textiles originales son míos.

p1160074

-Para hacer las ilustraciones textiles, ¿primero haces el boceto y luego ves los materiales o ves los materiales y a partir de ellos haces el boceto?
-Primero hago un boceto bastante sintético de lo que quiero que vaya en una imagen, no tiene mucho sentido hacerle detalles porque cambia al pasar a la tela. Una vez hecho el boceto, preparo un mesón con una paleta de telas y una paleta de hilos. Sobre la tela de base que elegí, redibujo el boceto a mano. Luego coso las líneas y empiezo a cortar vacíos, a poner parches por detrás; ahí empieza a mutar la imagen. Es como armar un puzzle con muchas capas de tela.

-Como un collage.
-Claro, es súper análogo. Cada cambio que hago lo corto y lo vuelvo a coser. Porque no me gusta el photoshop, siento que tiene que ser muy fino para que no se note en la fibra.

-¿Cómo sabes cuando un trabajo está terminado?
-Es súper difícil. Mi trabajo no es prolijo, siento que es bastante recargado, entonces cuesta más. Tengo que limpiar para que no haya tanta información. Los materiales que elijo de por si ya vienen recargados, entonces muchas veces termino borrando. Para saber cuando está terminado, mando un avance, para ver si me dicen “sí, está bien”. Para mi es súper difícil verlo.


Francisca me contó que al empezar a hacer sus ilustraciones textiles no conocía a nadie que hubiera hecho algo similar y que cuando fabricó su primera imagen pensó “nadie va entender nada”. Pero la técnica hoy ya se expandió y es más común ver trabajos de este tipo.

-¿El trabajo de qué ilustradoras textiles te llama la atención?
-El de Inés Picchetti, que es diseñadora de Hueders e ilustradora. Ella trabaja el bordado de manera tradicional, muy minimalista, y me gusta mucho. Está Beatrice Alemagna, que trabaja con fieltro y bordado, ella es súper infantil para sus imágenes, pero me gusta el trabajo que hace con la fibra más que nada y la mezcla de los colores. También la Catalina Silva, que mezcla la imagen digital con el bordado con excelentes resultados.


p1160080

La carrera de la artista comenzó vendiendo adorables muñequitos de tela hechos por ella. Ese proyecto, bautizado con el nombre de Los Musgoamigos, continua hasta ahora.

¿Cómo relacionas tu trabajo actual con Los Musgoamigos?
La ilustración textil llega gracias a Los Musgoamigos, si no hubiese hecho estos muñecos nadie me habría invitado a ilustrar un libro. Pero hacer muñequitos no me llena, no me sentiría bien si solo hiciera eso. Cuando empieza a aparecer el proyecto editorial, y después eso muta a la educación, sí me empiezo a sentir más realizada y más coherente con alguien que es profesional, que estudió arte… o sea, artesana no soy. Va por otro lado mi búsqueda.

p1160078

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s