Existe una escultura con forma de calzoncillo sadomasoquista inspirada en Roberto Bolaño

Hace rato quería contarles esto: durante mi luna de miel conocí a un artista catalán. Era un simpático señor, con un coqueto moño en la parte superior de su cabeza, y que siempre andaba con una falda-pantalón negra. Lo otro: se le veía muy feliz.

Todo comenzó cuando en una callecita de Blanes encontré una curiosa tienda llamada Serrano Bou. En la vitrina se exhibía un calzoncillo de cuero negro, sostenido en el aire mediante unas cadenas, y abajo de él, una plataforma en que se leía “Roberto Bolaño / Putas Asesinas / Inclemente Vehemente”. Adentro de esa tienda, que era un taller a decir verdad, estaba un pintor, arrodillado, trabajando sobre un cuadro. Su nombre, supe después, era Quim Serrano.

p1090268

Cuando llegué al hostal donde me alojaba, lo primero que hice fue contarle a Ignacio, mi marido. Sorprendido, me dijo que fuéramos de inmediato a conversar con este señor. En ese momento sentí algo de vergüenza -o tal vez flojera- y le dije que no. Pero al otro día, debido a su insistencia, decidimos visitarlo y preguntarle por la escultura del calzoncillo.

Nos dijo:

“Esta escultura, que se llama Inclemente/Vehemente, la hice para una exposición que se hizo en Girona en homenaje a Bolaño. Está basada en el cuento Putas asesinas. En ese cuento, él habla de inclemente y vehemente… entonces existe un juego como posesivo y sumiso, una persona activa y una persona pasiva, dijéramos”.

Después la describió: “Tiene cuchillos, hay un poco como un slip de hombre atado a unas cadenas, para simbolizar esa relación sadosexual del relato; y luego están las palabras inclemente vehemente, así con chinchetas. Todo tiene relación el tema del sado, de lo que habla realmente el cuento”.

-¿Usted conoció a Bolaño?

-Yo conocí a Bolaño. Yo tenía mi taller de pintura cerca de su casa, en el barrio Los Pinos, y había una cierta complicidad… Nos mirábamos por las noches, desde las ventanas de nuestros despachos, mientras yo pintaba y él escribía.

-¿Compartieron algo?

– Sólo había una cierta complicidad… Esas cosas que cada uno sabe lo que hace y no es necesario hablarlas, sabes…

-Supongo…

A veces comíamos juntos, con amigos en común, y en esos años (primera mitad de los ochentas) yo también tenía una galería que Roberto solía visitar con su mujer. Incluso había una época en que él no tenía internet y con otro amigo íbamos y le llevábamos los mails en un disquete.

p1090239

-¿Usted nació en Blanes?

-Sí, sí, sí. Nací aquí, hace 65 años.

-Por qué cree que Bolaño decidió quedarse a vivir aquí.

-Roberto estaba enamorado de Blanes. Creo que de alguna manera es como si hubiera encontrado la paz en este sitio. Y si no, ya que la paz suena como muy fuerte, sí encontró una cierta tranquilidad, como una forma relajada de vivir.

-¿Qué tipo de relajo?

-Haber, no sé cómo decirlo (…) Cuando se inauguró la Fundación Àngel Planells, dedicada a un artista surrealista que nació en Cadaqués, amigo y contemporáneo de Dalí, fue Roberto quien hizo la presentación. Habló del surrealismo, habló de que era muy extraño que dentro de esta cultura catalana más bien burguesa, hubiera esta gran tolerancia. Él decía que había encontrado una cierta tolerancia hacia todo dentro de esta sociedad catalana. Por un lado era un sociedad conservadora, pero por otro era muy tolerante, y esa combinación a Roberto le fascinaba bastante.

p1090233


Los caprichos

Quim es uno de los pintores surrealistas que surgieron el siglo pasado en Cataluña. Cuando lo visitamos estaba terminando la última obra de una colección, que iba a exponer en la Galería Patrick J. Domken, de Cadaqués. Nos compartió que empleó diversos materiales entre los que destacan 12.790 chinchetas y 98 láminas de pan de oro.

Sólo le faltaba un gran cuadro, que tenía en el suelo, y que no paraba de retocar.

-¿Cómo se llama este cuadro, Quim?

El sueño de la razón. Esta obra es una interpretación, evidentemente, del cuadro de Goya. Habla de que cuando la razón duerme, sale la creatividad.

-¿Y esa iglesia que se ve es de Blanes?

Es la iglesia Santa María de Cadaqués. En el fondo del cuadro aparece Cadaqués: el pueblo surrealista por excelencia, el ícono del surrealismo, el lugar donde vivía Dalí. Bueno, en realidad, era Portlligat, que es como un pueblecito de pescadores que está tocando Cadaqués.

¿Y estos otros cuadros que tiene colgados? Están muy bonitos.

-Son versiones de Los caprichos de Goya, que fue una colección de ochenta grabados que Goya hizo en 1799. Era como una crítica social que hacía a su época, y que ahora es algo súper actual (…) Este cuadro, por ejemplo, se llama Volavérun, está dedicado a la Duquesa de Alba. Ella aparece volando, como si fuera una mariposa, y tiene también reivindicación por la época. Es muy feminista: es la mujer arriba y los hombres abajo.

duquesa

Foto: Serrano Bou

Conversamos un rato más y después nos despedimos. A los días siguientes, cuando pasábamos por afuera de su taller, saludábamos a Quim desde la calle. Una tarde, incluso, lo vimos en el centro de Blanes y le preguntó a Ignacio un par de cosas.

Hace poco me acordé de él, de su extraño moñito y sus faldas-pantalón y me pregunté ¿qué habrá pasado con la escultura en forma de calzoncillo masoquista? ¿seguirá en la boutique o habrá encontrado un dueño? ¿qué habría opinado Roberto Bolaño al enterarse de este curioso homenaje?

p1090264

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s