Aventuras viñamarinas: Panzoni, Burguería, Diego Pizza y La Ciboulette

Una ventaja de visitar Viña del Mar en marzo es que hay menos turistas en las calles. Así se puede pasear con mayor libertad y con el mismo clima de enero y febrero.

He notado que las personas que viven en lugares tranquilos, al salir de vacaciones, van en busca de las aglomeraciones para salir de la rutina. No es mi caso, que estando o no de vacaciones escapo de ellas siempre, por lo que ir a la playa en marzo es un panorama ideal.

Y eso fue lo que hicimos con Ignacio.


Puestos nuestros trajes de baño, bajamos a la playa más cercana del hostal donde nos quedamos, llamada Acapulco. En ella una cantidad aceptable de personas tomaba sol, y se hundía en el mar. Cosa que intentamos hacer durante una hora al menos. Luego, fuimos a pasear por el remodelado Muelle Vergara.

img_9494

No sé si saben, pero el Muelle Vergara estuvo cerrado desde 2007 por problemas de seguridad. Fue reinaugurado el año pasado y quedó hermoso. Está limpio y ordenado, no hay vendedores ambulantes y ofrece una linda vista.

Pero no duramos mucho en el muelle, porque queríamos comer y teníamos en vista algunos de los lugares a los que iríamos, que fueron los siguientes:

1. La Ciboulette

img_9511

La Ciboulette es un restaurante francés o bistró¹. Da la sensación de estar escondido porque desde afuera nada hace presagiar lo que hay en su interior.

Con solo seis mesas, de decoración sencilla, el lugar es pequeño mas no acogedor. El dueño es un belga malhumorado y es mejor no provocarlo. Yo estaba al tanto de esto porque Ignacio no era primera vez que iba y ambos leímos antes la información que había en internet².

Nos sentamos de una manera discreta y escuchamos con atención al belga mientras nos recitaba los platos disponibles. No hay menú, así que él junto a una pizarra, te explica las opciones a elegir.

img_9512

Estos son todos los platos, escritos en francés por supuesto; o sea ¿quién necesita leer en español?

Atrás nuestro había una mesa con cuatro señores de la tercera edad, dos hombres y dos mujeres. Estaban terminando de comer cuando uno de ellos le preguntó al belga “¿El vino que nos tomamos cuesta $30.000? Me parece un poco caro”. Ese comentario dio pie para una sesión de dimes y diretes entre dueño y cliente que duró alrededor de quince minutos. Ambas personas, muy educadas, se atacaban no con violencia, sino que con sarcasmo.

Fue entretenido de escuchar, ya que no dejaba de sorprenderme el ambiente. En cualquier momento este caballero la agarra con nosotros, pensé. Cosa que finalmente no sucedió.

De fondo sonaba una suave música adoc mientras me comía una sopa de cebolla y un pato confitado. Ambos platos deliciosos, de lo más rico que he comido en mi vida. Recomiendo la experiencia, es algo que no hay que perderse.

img_9515

Olvidé mencionar que en el lugar trabajan solo dos personas, este señor que atiende, y una señora que cocina, que es su mamá (ambos son dueños). Desde ciertos ángulos se puede ver como trabaja a media luz -ya que la puerta de la cocina permanece abierta- de una forma muy hogareña, dándole un toque tierno al local.

Amé el lugar.

La Ciboulette: 1 Norte 191-A


2. Diego Pizza

20170303_150210

Pedimos una pizza mediana mitad y mitad. No somos del tipo de personas que dejan pizza, por lo que la comimos entera.

El lugar al que van las familias viñamarinas que quieren exhibir su perfección es Diego Pizza. Nosotros fuimos un viernes alrededor de las tres de la tarde, hora en la cual muchos niños con uniforme de colegio puesto, almorzaban con sus papás o abuelos. La contaminación acústica era alta y el olor a pizza, tentador.

El menú cuenta con una amplia variedad de pizzas, nos las conté pero deben haber sido más de cuarenta. No obstante, solo una de ellas está de moda: la pizza con palta. Sí, así es, con palta. No la pedí pero la vi en las mesas vecinas. La verdad no me lo explico y prefiero mantenerme al margen de aquel experimento culinario.

El lugar tiene un ambiente festivo y la comida es rica. También lo recomiendo, si no te molestan los niños, claro.

Diego Pizza: San Martín 636


3. Cinzano

20170304_142320

El Cinzano no está en Viña del Mar, sino que en Valparaíso, pero quise incluirlo de todas formas en estas aventuras.

Un día tomamos una micro a Valparaíso porque Ignacio quería ubicar a un amigo del cual no tenía más información que el antiguo lugar en el que vivía. Iba a ser como un reencuentro de los del Venga Conmigo (¿alguien se acuerda?). El amigo no estaba, pero le dejó una nota y fuimos a almorzar.

Eran las dos de la tarde y el icónico restaurante estaba vacío. Probablemente porque a esa hora se jugaba un partido de fútbol importante para la zona³. Pedí una reineta con salsa blanca con limón, y papas fritas. Era primera vez que iba y sentí que el Liguria era una gran farsa.

20170304_144346

La atención era muy a la antigua, la música que se escuchaba eran boleros tristes y el lugar daba la sensación de estar a punto de deshacerse. Es que es muy viejo, para ser más exacta existe desde el año 1896: el piso de madera crujía y las paredes atestadas de cuadros parecían estar al borde del colapso.

En un rincón había un pequeño escenario con instrumentos musicales y cerca nuestro una mesa de treintones ebrios hacía una sobremesa eterna.

Lo pasé muy bien y volvería cada vez que pudiera.

Cinzano: Plaza Aníbal Pinto 1882


4. Burgería

20170304_221039

Con un nombre parecido a la Burguesía de Providencia y decoración idem, este local trata de imponerle la moda de las hamburguesas a los viñamarinos.

Fuimos de noche y el público era variado en edad y nacionalidad. Nos sentamos en la calle y pudimos escuchar a una señora de unos cuarenta años que le preguntó tres veces al garzón: “¿No tiene sandwich que no son hamburguesa?”. Al oír la respuesta negativa le pidió a su acompañante que se fueran, cosa que hicieron.

La siguiente pareja de la mesa vecina parecía ser un santiaguino, de unos cincuenta años, con su amante viñamarina. Ella ya conocía el lugar y le sugería qué hamburguesas pedir, pero él, confuso, no entendía el menú y menos que existiera una hamburguesa vegetariana.

De fondo sonaba el primer disco de The Killers y la atención era juvenil. Pedí un mojito champaña bastante más rico que la hamburguesa vegetariana en pan pita, desabrida y sin alma, que me comí.

Estuvo divertido, pero no volvería a ir.

Burguería Gastrobar: 7 Norte 82

img_9551


5. Panzoni

20170305_130821

Para mi el Panzoni es un lugar maravilloso. Está ubicado en un pasaje perpendicular a la avenida Valparaíso, y la atmósfera que se vive dentro de él, colorida e informal, es completamente diferente a la del exterior.

Decorado como una trattoria¹¹ italiana, las paredes están pintadas de verde y en sectores tienen un papel mural floreado. También cuelgan posters de ciudades italianas, platos decorativos, flores plásticas y letreros chistosos. Las pocas mesas que hay tienen manteles cuadriculados, y en la radio sonaba un cassette con una ópera de Verdi¹².

La especialidad son las pastas. La atención es rápida y la comida sabrosa. Pedí una lasaña boloñesa y, de postre, un tiramisú. Y, por supuesto, salí rodando.

Me gusta mucho el Panzoni, opino que es amoroso. Lamento que en Santiago, que yo sepa, no exista un restoran así.

Panzoni: Paseo Cousiño 12

img_9556


Cómo podrán haberse dado cuenta comí en exceso en mi pequeña estadía en Viña del Mar, pero ¡no me arrepiento de nada!

Excepto de haber ido al mall Marina Arauco una tarde de sábado. Ignacio me acompañó pues había olvidado mi cargador de celular en el Cinzano y necesitaba reponerlo. El plan era tomarnos un helado ahí aprovechando el viaje, misión que no pudimos cumplir por el exceso de personas que pululaban en el centro comercial. Eran hordas de humanos que se movían de un lado a otro, sobre todo de un mall a otro, mientras me preguntaba ¿Qué onda esta cuestión?

Tuvimos que escapar, pero no fue fácil: en el semáforo se juntaban tantas personas esperando cruzar avenida Benidorm que tuvimos que correr tomados de la mano para poder lograrlo. Creo que al mall no volvería a ir jamás. Me deprimió muchísimo.

Pero lo bueno fue que, una vez que huimos, caminamos por la avenida Perú, lugar donde encontré muchos pokémon de segunda generación que no tenía. Entre ellos a Heracross, Sneasel, Mareep y Dunsparce.

En fin, iría de nuevo a Viña; y de nuevo en marzo, la mejor época.

img_9567


¹ Un bistró es un pequeño establecimiento popular de Francia, donde se sirven bebidas alcohólicas, café, quesos y otras bebidas. Pueden ser también pequeños restoranes de comidas a precios económicos. Fuente: wikipedia.

² La página Tripadvisor está llena de críticas negativas a la atención del belga. La comida siempre está bien evaluada. Clic aquí.

³ Everton contra Wanderers 

³ El baño de mujeres también tiene una decoración fabulosa: azulejos rojos y papel mural rosado, flores plásticas moradas y amarillas, y toalla verde pistacho. Además tiene un pastilla de jabón Le Sancy arriba de una jabonera de plástico de las antiguas.

¹¹ Una trattoria es un local o tipo de restaurante en Italia. En las trattorias no se sirve comida bajo un menú, se paga por cubierto, el ambiente es informal y relajado y los precios de las comidas son bajos. Son los restaurantes más visitados en las pausas de mediodía, o durante el almuerzo. Se procura tener una clientela fija y estable. El nombre proviene de trattore que en italiano significa ‘preparar’. Fuente: wikipedia.

20170304_161450

10 comentarios en “Aventuras viñamarinas: Panzoni, Burguería, Diego Pizza y La Ciboulette

  1. Christian Andrés Hidalgo Franco dijo:

    Yo he ido varias veces a La Ciboulette y siempre la comida es excelente… nunca he tenido problemas con el belga pesado eso sí :D. Mi lugar favorito en Viña para chanchear es el “3er Tiempo Cantina R.C.” (7 Norte #153), que es un local de unos rugbistas guatones buenos para carretear, donde se encuentra la maravillosa y abundante “Chorrillana Peke”, la mejor chorrillana que he comido hasta ahora.

    Me gusta

  2. Co dijo:

    Guardaré este post para siempre porque cuando fuimos a viña no cachabamos mucho donde comer, y en verdad me dio dm hambreeeeeewee!!!!! No te pillaste con ssiiaabb? Habría sido un buen evento ajaja

    Me gusta

  3. LittlePhoenix dijo:

    No he ido a ninguno de los lugares. Los guardaré para la próxima vez que vaya a viña.
    Lo que si he echo es cometer el error de ir al Mall Marina Arauco un sábado en la tarde. Se me habían acabado el rollo de la instamix y fue el único lugar donde los vendían. Fue horrible, el mall estaba llenísimo y los pisos son super enredados, por lo que me costo mucho encontrar la tienda para salir rápido de allí 😦

    Me gusta

  4. Medalla dijo:

    Guarde esta entrada para cuando volviera a Valparaíso, me arranqué a Viña a buscar el Panzoni y valió la pena, excelente comida un restaurante muy acogedor y el servicio muy bueno !!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s