Tomé una clase de acondicionamento Physical

Mi relación con la actividad física es negativa pues arrastro traumas escolares difíciles de dejar atrás. En las clases de educación física del colegio recibí pelotazos en la cara, me amedrentaban las profesoras debido a mi torpeza, mis compañeras no querían formar conmigo los equipos de voleyball y nunca pude hacer la rueda ni la invertida.

En la universidad lo intenté tomando el ramo de natación un par de semestres, y luego yoga y pilates de forma esporádica, siempre enfrentando la situación como una tortura.

De salir a correr, ni hablar.

Hasta que me enteré de Physical.


401487_538736499476611_101804397_n

Felipe Muñoz (35) es una persona multifacética: es publicista e instructor de yoga, se dedica a la música (tiene un proyecto artístico llamado Felipink) y además conduce Physical, un taller de acondicionamiento físico.

Physical se originó cuando Felipe tomó clases de danza durante sus estudios de publicidad en la USACH. Ahí conoció a la maestra Peggy Kuruz, que le recomendó hacer pilates y yoga para preparar su cuerpo, ya que no tenía training previo. Y así fue como llegó a las técnicas de acondicionamiento físico.

Una vez que se quedó sin pega de publicista, se le acercó una amiga y le dijo: Oye, tú que cachái tanto de danza ¿por qué no me recomendái algo para bajar la guata? Felipe respondió: Yo te hago un taller.

Ahí nació Physical.


16406605_1621427647874152_3559196157195860160_n

Llegué puntual a mi clase de prueba al departamento de Felipe, ubicado en Vicuña Mackenna, un miércoles a las siete de la tarde. Junto conmigo habían dos alumnas más que ya llevaban un tiempo. Tenían alrededor de 30 años y se veían simpáticas.

Una vez listas nuestras vestimentas deportivas (ellas se cambiaron de ropa, yo había llegado con mi atuendo listo) bajamos al Parque Bustamante para comenzar la sesión de trote¹. En la esquina de Marín con Bustamante, Felipe nos dio la instrucción: De aquí vamos a correr hasta la Plaza Italia y luego de regreso hasta Santa Isabel y nos volvemos a encontrar en este punto.

Por dentro pensé:  ¡¡¡¿¿¿QUÉ???!!!

Supe que me era imposible lograrlo y se lo comuniqué al profesor. Él me respondió que no me preocupara, que hiciera lo que pudiera. Y obedecí: llegué hasta la calle Rancagua, es decir, troté dos cuadras.

Volvimos a Marín, a esperar a que las otras alumnas terminaran su recorrido, mientras nos estirábamos en un poste. Yo todavía no podía hablar, seguía transpirando y mi cara estaba roja. En eso, nos pasó una de las alumnas en dirección a Santa Isabel.

Ella es virgo, igual que yo. Hace dos clases no más empezó con el trote y mira, perfectamente pudo haber parado acá pero siguió hasta terminar el recorrido, me dijo.

Una vez reunidos en el punto donde comenzamos, volvimos los cuatro al departamento para continuar con la segunda parte de la clase.


11708059_1150839524932969_6457301018959781488_o

Physical partió en el Centro de Terapia en Movimiento y luego Felipe lo trasladó a su casa. Cuando se dio cuenta que le iba bien, se fijó en que le faltaban herramientas técnicas, entonces tomó el instructurado de yoga de la Academia Chilena de Yoga. Hoy es instructor titulado de Hatha Yoga, que es la técnica que aplica a sus clases.

Esto fue lo que me contó sobre la creación del taller:

Yo inventé este modo multitécnica porque finalmente tenía un poquito de conocimiento de todo, entonces armé una ensalada. La clase se divide por partes, entonces el entrenamiento se vuelve menos monótono y más llevadero. El taller ocurre en mi casa y el espacio está acondicionado para que máximo seis personas tomen la clase en forma cómoda. Eso le da un carácter hogareño que las personas agradecen, además que es barato y ofrece un tratamiento personalizado.


555249_470716219611973_176054477_n

La segunda parte comenzó con ejercicios de yoga, con los cuales estaba familiariazada, por lo que después de mi penoso desempeño en el trote sentí que volvía a recuperar mi dignidad.

Una vez terminadas las diferentes posturas, empezamos con ejercicios inspirados en la técnica del pilates. Todo esto acompañado con las mejores canciones de Britney. Mientras sonaba Work Bitch me sentí 100 por ciento motivada y llegué a fantasear con tener algún día el cuerpo de Britney. Definitivamente las endorfinas estaban alterando mi estado de consciencia.

Para terminar, hicimos una pequeña relajación que se sintió como un premio.

Physical es un taller entretenido y seguro, al que cualquier persona puede ir, mientras no tenga lesiones, claro. Y lo que era poco probable finalmente sucedió ¡Me inscribí para ir un mes completo!

¿Cómo me irá a ir? Eso está por verse.

IMG_9828

www.physical.cl


¹ El trote es sobre arcilla, lo que produce menos impacto sobre las articulaciones.

2 comentarios en “Tomé una clase de acondicionamento Physical

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s