Lecturas de junio

A pesar de estar de vacaciones durante este mes, no tuve tanto tiempo para leer, lo cual sería irónico según Alanis Morissette.

Elegí una vez más a Houellebecq por comodidad, pues el libro lo tenía a la mano (es de Ignacio); y a Enrique Vila-Matas, por primera vez, porque tenía ganas de aprender más sobre París. El tercer libro lo compré en una tienda de revistas de aeropuerto.

1. Las partículas elementales

michel houellebecq las partículas elementales

Este es el cuarto libro que leo de este autor francés, y creo que mi relación con él llegó a su fin. Sus temas me empiezan a parecer monótonos y sus personajes idénticos. Bueno, y llegado un punto, la misoginia habitual que las mujeres tenemos que pasar por alto con tal de leer a ciertos escritores reconocidos, en él ya no la tolero.

Las partículas elementales cuenta la historia de dos hermanastros cuarentones que enfrentan la vida de formas en apariencia opuestas pero en el fondo similares. Uno bordea lo asperger y el otro es un depravado sexual. Ninguno logra adaptarse a la sociedad y están deprimidísimos porque sus padres nunca se ocuparon de ellos y no entienden el sentido de la vida.

Todos los personajes femeninos están estereotipados: o son la puta, o la virgen o la bruja.

Se me hizo todo muy cliché, mucha filosofía barata, muchos monólogos, mucho blá blá. Los fragmentos donde se describen actividades sexuales o violencia explícita más que escandalizarme, a estas alturas de mi vida… me aburren

Tengo entendido que este fue el libro que lanzó a Houellebecq a la fama literaria, no tengo claro el por qué. En mi opinión, La ampliación del campo de batalla es mucho mejor.

2. París no se acaba nunca

PNSAN_bolsillo_500

París no se acaba nunca son las nostálgicas memorias del español Enrique Vila-Matas, en las que nos comparte cómo fueron los dos años de su juventud en los que vivió en París, durante la década del 70.

El relato es divertido, pues el escritor se burla de sí mismo generando empatía con el lector. Su vida parisina de esos años era ridícula: le costaba entender el idioma, sus papás le mandaban plata, arrendaba una buhardilla inmunda y sin baño en la casa de Marguerite Duras, y al querer convertirse en escritor se comportaba como un completo imbécil.

Mis dos partes favoritas son: 1. cuando asiste a una conferencia de un falso Georges Perec y 2. cuando Marguerite Duras le entrega un papel con instrucciones indescifrables para hacer una novela.

Si bien el protagonista es un ser frívolo y esnob, después de un par de páginas empieza a causar ternura.

Lo recomiendo porque entretiene, y además, porque es una lectura didáctica para aprender sobre París y sobre la vida de farsantes que viven los escritores.

3. Más allá del invierno

9788401019777

Más allá del invierno es la última novela de Isabel Allende. Salió a la venta ¡hace menos de un mes!, y atraída por la novedad decidí leerla. En el colegio fue la primera vez que lo hice, y luego a lo largo de los años sus libros han ido apareciendo en mi vida de forma intermitente. Me divierte y la admiro en su faceta de mujer exitosa, pero no soy fan.

Esta es una historia de amor, crimen y misterio. En ella se descubren las vidas de tres personajes que viven en Brooklyn: una chilena de unos sesenta años, una joven guatemalteca y un judío-norteamericano también de sesenta años. Si bien el trágico pasado de cada uno de ellos captó mi atención, el presente (lo relacionado con el crimen) me resultó algo forzado.

TODOS los tics de Isabel Allende se encuentran en esta novela: la estructura de los capítulos, contar la vida de los personajes de pies a cabeza, las frases cursis, los pensamientos internos inverosímiles y bueno, hablar de la dictadura. No sé, cosas que con la costumbre, les he agarrado cariño.

Se lee rápido, no sorprende pues la escritora está en una total zona de confort, pero entretiene de forma liviana. Dudo que recuerde su trama en un par de años más.

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬­▬▬

Quizás te interese:

6 comentarios en “Lecturas de junio

  1. P. (@srtape_) dijo:

    Hoy me pasa lo mismo con Houellebeq, pero el primero que leí fue “Las Partículas…” y me impresionó mucho su capacidad de construir un relato alternativo de la historia cultural (o contracultural, pero ahí no sé si sería alternativo) de manera tan acabada y lúcida. En segundo lugar, me quedo con “El mapa y el territorio”, pero sí, mucho de lo mismo. Igual que Murakami, al principio los amé y quise todo, pero duró poco.

    Me gusta

    • Carolina Pareja dijo:

      Hola P.
      El mapa y el territorio también me gustó, más que este. El protagonista es similar al hermano científico de este libro y lo que logra con su proyecto de arte final es parecido a como se relata el descubrimiento científico del de las partículas elementales. En fin, siempre lo mesmo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s